sin título,  una voz “en sí”

                

Los pájaros melospiza melodía pueden interpretar el significado de ciertos cantos grabados como “frases de guerra”, debido a que con frecuencia, resuelven los conflictos entonando ciertos cantos entre ellos.

Si entre ellos, ese canto hostil no resuelve el conflicto, sobreviene la confrontación física. Ambos pagan un precio por luchar. Por eso, las aves, por regla general, prefieren negociar una disputa territorial a través del canto,  no les interesa pelear.

Su identidad, se nos muestra a partir de variaciones geográficas, en poblaciones de la misma especie con respecto a sonoridades, al ancho de la banda, al número de picos, la frecuencia, bucles, tonalidades, nudos, arrítmias, así como en el intervalo entre las notas de sus cantos.

El sonido, el canto, los cuerpos de la voz, se escapan a la frontera, al límite o agencian elementos que antes estaban separados. Su territorio, su canto, no pertenece a ningún Estado. Son líneas de fuerzas errantes, migratorias. Nos ponen en relación con los márgenes, la periferia ,y por extensión, con lo excluido, sugeriendo, a su vez, territorios escondidos en la piel o profundamente dentro de la materia.

 

Instituto Valenciano de Arte Moderno-IVAM. Ciclo Radicantes y otras especies, 2017.

MAC-occuper, Lyon, 2018.