de llamas y llanezas

de las manos de un corazón nocturno